Recursos

Bóveda privada para tu e-commerce

Una bóveda de tarjetas de crédito, también conocida como «tokenización de tarjetas», es un sistema seguro para almacenar la información de tarjetas de crédito de forma cifrada y protegida. En lugar de almacenar directamente los datos reales de la tarjeta, como el número de tarjeta, la fecha de vencimiento y el código de seguridad (CVV), la bóveda utiliza un identificador único o «token» para representar esa información.

Cuando un cliente ingresa la información de su tarjeta de crédito en un sitio web o aplicación, en lugar de enviar directamente esos datos al servidor del comerciante, la información se envía a un proveedor de servicios de pago seguro. Este proveedor de servicios de pago entonces genera un token único que representa la información de la tarjeta y devuelve ese token al servidor del comerciante. El token se puede usar para realizar transacciones futuras sin necesidad de almacenar los datos de la tarjeta real.

La ventaja principal de una bóveda de tarjetas de crédito es que ayuda a reducir el riesgo de fraude y violaciones de seguridad. Si un hacker accede a la base de datos del comerciante, solo encontraría tokens en lugar de datos reales de tarjetas de crédito, lo que limita el impacto potencial del robo de datos.

Además de la seguridad, la tokenización también simplifica el cumplimiento normativo, ya que reduce el alcance del cumplimiento del Estándar de Seguridad de Datos de la Industria de Tarjetas de Pago (PCI DSS), ya que los datos sensibles de la tarjeta no se almacenan localmente en el servidor del comerciante.

Cuando utilizas los procesadores bancarios tradicionales, usualmente tus tarjetas de crédito quedan guardadas en sus bóvedas lo cual tiene implicaciones para tu negocio que debes saber.

  1. Control total: Con una bóveda privada, tú tienes el control total sobre tus datos de tarjetas de crédito. Te permite cambiar de procesador si recibes tasas competitivas o mejores condiciones de negocio.
  2. Posibilidad de utilizar más de un procesador. Puedes utilizar varias procesadores dependiendo de las reglas de cada uno, por ejemplo si tus clientes son de un banco particular, podrías procesar tus tarjetas de crédito con ese banco para recibir condiciones favorables.
  3. Cumplimiento normativo: Al manejar directamente el almacenamiento de tarjetas de crédito, puedes asegurarte de cumplir con todas las regulaciones y normativas pertinentes, como el Estándar de Seguridad de Datos de la Industria de Tarjetas de Pago (PCI DSS).
  4. Flexibilidad: Tienes la flexibilidad para personalizar y adaptar tu sistema de almacenamiento de acuerdo con las necesidades cambiantes de tu negocio sin depender de las limitaciones o políticas de un tercero.
  5. Ahorras el costo de tokenización y almancenaje de tarjetas de crédito de terceros.
  6. Mejor integración con tu bóveda y las aplicaciones de tu empresa.

Más recursos...